viernes, 9 de agosto de 2019

Don Luis, el señorito.

             


              Retomando la saga de los Trabadillo hoy trato de hacer un perfil biográfico de uno de los hijos de don Marcelino Trabadillo, El Relator, que nacido en Madrid, desde joven se trasladó a Villafáfila donde permanecería hasta su muerte, formando parte del imaginario histórico de la villa como prototipo del señorito pródigo, pues murió soltero y dilapidó su fortuna, en fiestas, espectáculos, mujeres, negocios ruinosos y gastos sin control.





Bautizado en la parroquia madrileña de San Ginés 1853, Era el pequeño de los varones, apenas tenía cinco años cuando murió su madre. Poco sabemos de su infancia, solo algunos retazos que se desprenden de la correspondencia familiar conservada. De pequeño pasó unas calenturas en Madrid, que preocuparon a su abuela Petra que escribe desde Villafáfila en febrero de 1858;
 "veo que ya gracias a Dios se halla libre de la calentura Luisito, de lo que todos nos alegramos esté bueno"
Dos años más tarde en un accidente se rompió el labio y su abuela se interesa por él y le manda unas avellanas que había comprado por San Isidro

 Inició estudios de Derecho siguiendo la tradición familiar en 1870 sin llegar a terminar la carrera  y en 1877 se matriculó de Filosofía y Letras sin licenciarse en ninguna de las dos.
Desde joven pasaba los veranos en Villafáfila en la casa familiar junto a sus hermanos al cargo de su abuela Petra hasta que murió en 1867 y luego de las criadas domésticas.




Querido papá: como te dice Marcelino todos estamos buenos y únicamente yo estoy fastidiado con un divieso que tengo en el cuello bastante voluminoso pero no tengas cuidado.
Te doy las gracias porque veo que te has acordado de felicitarme  y ven pronto pues son muchas las ganas que tiene de verte tu hijo que te quiere mucho.
Luis

En 1874 su padre redimió en metálico el servicio militar, es decir que pagó la cantidad estipulada para quedar libre del servicio militar, como hacían las familias económicamente pudientes. 

En 1881 muere su padre recibiendo una sustanciosa herencia en tierras, casas y enseres.


En 1886 todavía figuraba domiciliado en Madrid, pero cada vez son más largos los periodos que pasa en tierras zamoranas,  alternando sus estancias entre la casa del Hoyo, en Bretó, y la casa familiar de la calle del Carmen en Villafáfila donde se establece junto a su hermano Darío, también soltero, que abandona su trabajo de abogado y relator en Madrid, 


Desde muy joven participa  en actividades políticas dentro del Partido Liberal pues la familia Trabadillo era una de las que manejaban la política local, primero bajo el amparo de sus tíos Victorino y Ángel, que son alcaldes varias veces, y luego siendo él la cabeza de familia al frente de sus sobrinos, aunque nunca llegó a desempeñar cargos municipales. 

En las elecciones de 1890 forma parte de la mesa como interventor y se le rastrea en las listas de electores.



El asesinato en 1891 de su primo Lucas Alonso Trabadillo, con el que mantenía una estrecha amistad, forjada en los años universitarios de ambos en Madrid, tuvo que causarle una gran conmoción.

En el censo de 1894 figura como labrador y su hermano Darío como abogado





Mantuvo una gran relación con los líderes provinciales del Partido Liberal de Zamora participando en los manejos electorales del distrito de Villalpando. Hasta su fallecimiento en 1913, don Alonso Santiago, casado con doña Anita Trabadillo, prima de don Luis, que fue presidente de la Diputación de Zamora,  lideraba el clan familiar y político de los Trabadillo, Desde 1913 hasta 1925, don Luis toma el relevo en el liderazgo del clan político-familiar.
Todavía en fecha tan tardía como 1936 figura en la nómina de amigos políticos de don José María Cid, político liberal, que fue diputado y ministro, y se cartea con él las vísperas del alzamiento militar.
Esta actividad socio-política ha dejado su testimonio en los periódicos de la época.




Leopoldo Tordesillas, hijo del Conde de la Patilla, era diputado a Cortes por el distrito de Benavente, lo fue varias legislaturas dentro del Partido Liberal, en la corriente prietista
Antonio Rodríguez Cid, perteneciente al Partido Liberal dentro del "clan de los Cervatos", era presidente de la Diputación de Zamora, Era primo de José María Cid, que fue diputado y ministro



Se trata de las elecciones a diputado provincial. Ramón Álvarez estaba casado con Ceferina Mazo Trabadillo, sobrina de don Luis,




Elecciones a Cortes 1916


Campaña electoral 1916





 En diciembre de 1917 visitaba a los Trabadillo en su casa el diputado Antonio Rodríguez Cid


 En septiembre de 1922 también don Luis agasajó al ex-presidente de la cortes y ex-ministro Manuel Villanueva, y al diputado por el distrito, don Teodoro Seebold. Este diputado había prometido que si le votaban que construiría unas escuelas. Y en la elección de 1920 obtuvo prácticamente todos los votos de Villafáfila, excepto los de Eufemiano del Teso, al que motejaron desde entonces, con Zapico, el contrincante conservador que se presentaba por Villalpando.

Hasta 1919 don Luis había cedido al Ayuntamiento un local de su propiedad para que se estableciera provisionalmente la escuela de niños.
"Por último acordó la corporación hacer entrega a don Luis Trabadillo de la llave del local que ha venido utilizándose como escuela de niños en atención a haber transcurrido con exceso el plazo pòr el que lo cedió gratuitamente para tal fin"

En la recepción de los políticos con todo el boato participó todo el pueblo incluida la Sociedad Benéfico Obrera.que acuerdan salir a recibirlo con la bandera y lanzar cohetes por los beneficios que ha hecho al pueblo y a esta sociedad. Al final el importe de los cohetes lo pagó don Luis Trabadillo. Por ello lo nombraron Presidente Honorario “siendo acogida tal propuesta con júbilo y aprobación por todos los socios en general”..El diputado hizo un donativo de 100 pesetas a la Sociedad.


EL HOYO

El Hoyo, antiguo priorato del monasterio de Moreruela en Bretó, que había sido desamortizado durante el Trienio Liberal, fue uno de los sitios a los que don Luis estuvo más vinculado, pues pasaba muchas temporadas en el entorno ribereño gozando del aislamiento del paraje.
El Hoyo lo había adquirido su padre de doña Soledad Tostado y Godoy, hija de Francisco y viuda de Manuel Ruiz de Callejón en 1862.




Ruinas de la Casa del Hoyo

En el Hoyo funcionaban todavía las aceñas medievales y un cañal de pesca. Después de la muerte de Marcelino, se hizo cargo de las mismas Darío, aunque la propiedad la compartía con alguno de sus hermanos. A su fallecimiento en 1904 la propiedad pasó a Luis. En principio su intención fue venderlo a arrendarlo, para lo que puso anuncios en periódicos de varias provincias en agosto de 1905.




Pero las ofertas o no llegaron o no fueron convincentes por lo que don Luis se siguió haciendo cargo de la administración de las mismas




E  1917 seguían funcionando las cuatro piedras de molino de la aceña, que molían a tiempo parcial

Factura del boticario de Santovenia

En 1926 ye eran propiedad de Miguel Martínez,vecino de Benavente, que establece una central para llevar energía a los pueblos de la margen derecha del Esla
El testimonio familiar es que le fue embargado en ejecución de las deudas que don Luis contrajo, fruto de sus iniciativas empresariales y de su prodigalidad. En la ejecución del embargo ni siquiera pudieron sacar la matanza de varios cerdos que se curaba en el Hoyo.

En las aceñas del Hoyo tuvo lugar una de las desgracias familiares de don Luis Trabadillo.
El día de los difuntos de 1897 varios miembros de la familia se trasladaron a la casa del Hoyo para pasar allí la noche y presenciar el salto de los peces esa noche y su captura en el cañal que tenían junto a la aceña,
Estando en el medio del cañal, unas tablas donde pisaban se rompieron, cayendo al río Isabel, hermana de don Luis y Escolástica, su prima, hija de Ángel Trabadillo, salvándose por los pelos, nunca mejor dicho,pues la sacaron agarrándola de la cabellera, Dolores, hija de don Lucas, que tenía 8 años.La corriente del río debía de ser fuerte y arrastró los cuerpos de las dos jóvenes. El cadáver de Escolástica apareció al día siguiente.

 



Don Luis hizo grandes esfuerzos en buscar el cadáver de su hermana, desde contratar buzos que se sumergieron en el río, a realizar gestiones políticas para mantener la búsqueda



Por fin ,cuando bajó el cauce del río en primavera apareció el cadáver de la infortunada Isabel en mayo de 1898







La inundaciones de diciembre de 1909 que produjeron grandes destrozos en los pueblos ribereños del Esla, con muertos en Villaveza del Agua, permitieron a don Luis ejercer su filantropía. Puso los barcos que mantenía en el Hoyo al servicio del rescate de los afectados, según refieren las crónicas de la época.





Pero como las desgracias siempre se acoplan a la fortuna, al año siguiente la corriente le llevó el barco con el que había participado en el salvamento


LA TABLA

La Tabla fue una de las adquisiciones de los Trabadillo a la Hacienda Pública, como resultado de la Desamortización de los bienes del Monasterio de Moreruela.
En ella Marcelino Trabadillo estableció una casa con pozo,  huertas y cabañales para el ganado.ya en 1846. Según se desprende de la carta de su madre a Marcelino, en 1868 estaban poniendo, rosales, romeros, higueras.También pusieron viñas. Además tenían allí las ovejas, alternando su estancia en Villafáfila. 

Cuando Marcelino hijo se casó con su prima Ignacia Trabadillo, y se quedó a vivir en Villafáfila se hizo cargo de administrar el Hoyo y la Dehesa de La Tabla. En la testamentaría del Relator  la dehesa quedo en poder de los 7 hermanos, aunque Darío llevaba la administración. En nombre de sus hermanos llega a un acuerdo con la compañía ferroviaria Sociedad de Madrid a Cáceres y Portugal que proyectaban la construcción de la línea férrea de Salamanca a Astorga para emplazar una estación en La Tabla, para lo cual ceden los terrenos necesarios gratuitamente. La estación revalorizaba las fincas  de los Trabadillo, pero alejaba el tren de Villafáfila..


Desde finales de siglo ya servía La Tabla de punto de reuniones cinegético-políticas de los Trabadillo con los políticos liberales de la provincia, según
 esta noticia del Heraldo de Zamora de 30 de septiembre de 1898



Las producciones las vendían o arrendaban conjuntamente











En lo años 20 don Luis vendió las fincas que le pertenecían en La Tabla para hacer frente a otras deudas.

LA FABRICA DE HARINAS Y ENERGÍA ELÉCTRICA




Posiblemente las instalaciones  hidráulicas del Hoyo, sufrirían daños con los embates de la crecida de 1909. Don Luis  se plantea la instalación en Villafáfila de una fábrica de harinas con energía eléctrica en el edificio de la antigua Real Fábrica de Salitres, que su padre había adquirido del Estado.



Para su proyecto establece relación con la Delegación de Valladolid de la compañía alemana A.E.G. Thomson-Houston Ibèrica  desplazando al ingeniero Miguel S. Contador para la realización del proyecto y ejecución de la obra.


Como vemos siempre la generosidad de don Luis, en este caso con el regalo de un pavo vivo y dos anguilas que le hace llegar por Navidad que hicieron las delicias de la familia..

En 1914 inaugura una fábrica de harinas de motor eléctrico en Villafáfila. La inauguración tuvo lugar el 29 de junio, por tradición oral se me había trasmitido que coincidió con el día que murió alcanzado por un rayo cuando venía de vender carne de Revellinos, Martín el Febero (Tío de Isabelita, de Siyo, Jandrito...).





La inauguración contó con la presencia de un fotógrafo que dejó inmortalizada la ocasión


Vista de la fachada principal de la fábrica


Paco Trabadillo, hijo de don Luis


Don Luis con bata, y su hija María señalada con x


Fachada trasera de la fábrica



 Aunque la noticia de la inauguración no apareció en la prensa hasta días después




Se desprende de la información que la instalación no solo iba a ser destinada a fábrica de harinas, sino que desde un principio se pensó en la producción de energía eléctrica para alumbrado del pueblo.



El proyecto de la fábrica de energía eléctrica llevó bastantes trámites y se encargó el mismo ingeniero, con el que don Luis y su familia habían entablado una gran amistad que transcendía lo profesional, como se desprende de la correspondencia conservada.










El suministro de materiales y su instalación por el pueblo tuvo lugar entre 1918 y 1919







Plano-Esquema de la Fábrica

En abril de 1919 la instalación estaba prácticamente acabada y empezaría el suministro de hecho, pues por una carta del alcalde , don Pepe, El Cervato a su sobrino Luis lo pone de manifiesto:

"Dentro de unos días se inaugura la luz eléctrica, ya están puestos todos los brazos y el tendido, y nosotros pondremos seis luces dentro.
A la puerta de la casa de tu abuela te han puesto una luz y a la puerta de esta casa otra, y en el resto del pueblo se han colocado sesenta luces, esto va a estar como una población"


Don Luis siguió dando muestras de su prodigalidad rebajando el presupuesto de la instalación que le hizo al ayuntamiento del alumbrado público.
Trascribo parte de la sesión del Ayuntamiento del 27 de abril de 1919



"Seguidamente y con vistas de la cuenta presentada por don Luis Trabadillo referente a la instalación del alumbrado público, la corporación acordó que de ordene el pago a dicho señor de seiscientas sesenta pesetas, importe de sesenta brazos por el mismo colocados para el alumbrado público de esta villa. Así mismo se acordó autorizar el contrato con el mismo don Luis Trabadillo por el plazo de doce años que empezaron desde el día 25 del corriente para el pago de sesenta luces para el alumbrado público a razón de 2.50 pesetas mensuales por cada una que forman un total de ciento cincuenta pesetas al mes. Por último se acordó dar un voto de gracias al señor Trabadillo por la rebaja de cincuenta céntimos de peseta por cada luz, que hace al municipio comparada con el costo de las luces suministradas a los particulares"


Hasta 1920 no fue efectiva la autorización del suministro eléctrico al pueblo




En  octubre de 1924, acosado por las deudas, don Luis pone a la venta la fábrica y la red de alumbrado público de Villafáfila  mediante anuncias en la prensa "por no poder atender el negocio". En 1925 se la compra Agustín Larruscain Solozábal, un industrial de origen vasco afincado en Zamora, por 75.939 pesetas.




VIDA FAMILIAR

Don Luis debió de criarse con el mimo que se le da a un niño que a los tres años queda huérfano de madre, con varios hermanos mayores. La juventud la pasaría en Madrid y no le faltarían diversiones.
El traslado a Villafáfila junto a su hermano Darío propició las relaciones con las criadas domésticas, alguna de ellas quedó embarazada y tuvo al menos dos hijos naturales  de padre desconocido, aunque para los contemporáneos eran hijos de don Luis. 
Es el caso de Baldomero y de Roque, hijos de Gervasia  Alonso del Campo. Sobre todo Baldomero, que presentaba gran parecido físico con don Luis. Siempre se crió en su casa y le encargaba de múltiples asuntos.Me contaba Jacinta Alonso Monteso, cuñada de Baldomero que una vez le encargó llevar a Madrid una gran anguila que habían pescado en el Hoyo como obsequio para el Duque de Sotomayor.  Cogió el tren en La Tabla y en Madrid se alojó en un hotel de categoría. 

Sí que debió de hacer alguna gestión acerca del reconocimiento de Baldomero como se deduce de estas notas para el encargado del registro de Villafáfila, pero no se llevó a cabo, según algún testimonio oral por no estar seguro de que fuera hijo suyo o de su hermano Darío.






Baldomero se casó con María Alonso Monteso, la Tabaresa, que servía en casa de don Luis y era amiga de su hija.

María Trabadillo y María Alonso en 1914




Roque Alonso del Campo se crió en el Hoyo, donde tuvo un incidente por el que fue juzgado y absuelto.
Con 14 años  llevando una escopeta de don Luis para cazar unas palomas disparó a un niño que falleció. Los peritos presentados dictaminaron que obró sin discernimiento por lo que resultó absuelto.






El gran amor de su vida fue la hija de unos criados, Emilia que había nacido en Puerto Real (parroquia de San Sebastián), en 1879, hija de Pío Blanco Pardo y de Vicenta Cepedello Méndez, originarios de Villalobos. De ahí el mote de la Villalobas con el que se la conocía. Otro hermanos, Francisco había nacido en Madrid, en 1877, y murió en 1900 en Villafáfila, de TBC. El padre moriría en Madrid, pues Vicenta, después de enviudar se casa en 1883  con Felipe Cabezas, natural de Villalobos como ella y zapatero de profesión que vivían en la calle Lavapiés. Felipe Cabezas en 1908, cuyos gastos de funeral los paga don Luis. Vicenta en 1909.

Don Luis se enamoró de la joven Emilia, que dejó la fama de ser muy bella,  conviviendo en su casa, y de esta relación nacieron dos hijos María Águeda en 1899 y Francisco en 1905.
Cuando fallece Emilia en 1906 de un derrame cerebral, deja a dos pequeños huérfanos a cargo de su madre y a don Luis desolado. 


Cuando remontó el estado de abatimiento, por consejo de familiares y del cura, reconoció y legitimó a los dos pequeños, y los crió en su casa con el cariño de un padre mayor que había perdido a su querida Emilia y dándoles todos los caprichos que le permitía su hacienda.


María y Paco Trabadillo, de luto por su madre



Aunque en el reverso de la foto pone  Francisco Trabadillo, Baldomero Alonso y Jarlaca Casquero, es más probable que se trate de Roque Alonso, por la edad que aparenta. Jarlaca era parienta de la fallecida Emilia, y contrató don Luis para la crianza de "Pacomio", como familiarmente se referían al pequeño Francisco


Francisco Trabadillo en su primera comunión en 1912



En primer plano Francisco Trabadillo y su amigo Damián González, Moler, con sendos cachorros, Detrás, don Luis, María Trabadillo y María Alonso, la Tabaresa. La foto está hecha el día de la inauguración de la fábrica en 1914






María Trabadillo

María con una amiga preparadas para una corrida de toros en Zamora hacia 1918


María Trabadillo



María Trabadillo Blanco se casó con el médico Daniel Fuertes Hoyos, natural de Astorga  que empezó a ejercer en Villafáfila como médico libre.


El Heraldo de Zamora, 30 de septiembre de 1919

Se casaron ese mismo año y tuvieron varios hijos,

Don Daniel y doña María

Luis, nació en 1920, Carmen, Daniel Jacinto y María Luz.

María con Luis y Carmina


María Trabadillo con Carmina y Daniel




Don Daniel ejerció de médico en Villafáfila hasta su fallecimiento repentino en 1961, dejando una estela de agradecimiento entre los vecinos por su buen ejercicio profesional, que le dedicaron el nombre de la calle donde vivía.





Las iniciativas empresariales de don Luis junto con su prodigalidad le llevaron a la ruina. 
No eran un buen empresario y dejaba en manos de administradores tanto la fábrica de harina, como la distribuidora eléctrica, como las aceñas del Hoyo o las tierras de la Tabla. 
Ademas no reparaba en gastos, tanto para la crianza de sus hijos, u otros acontecimientos familiares, en los banquetes con que obsequiaba a sus invitados, los regalos a las amistades, las propinas a los criados, incluso a los titiriteros que acudían a la villa, que siempre le dedicaban a función a la salud de don Luis, recibiendo cuantiosas propinas.
Sirva como un ejemplo más, la noticia del Heraldo de Zamora de 1916 referente al bautizo de la hija mayor de su sobrino favorito, Gabriel Trabadillo,




Hacia 1922 empezó a vender las propiedades, primero tierras de labor, la casa palacio del Duque en la plaza de Villafáfila, luego las aceñas del Hoyo y las propiedades de La Tabla, y por último la Fábrica que se la vendió a don Agustín Larruscaín Solazábal, un contratista de obras públicas de origen vasco. 
Totalmente arruinado quedó bajo el amparo de su hija y su yerno, contando con el cariño y respeto de sus nietos. Como anécdota de su prodigalidad me contaba su nieta que de viejo se sentaba a la puerta y pedía monedas a su hija para repartir a los chiquillos que se acercaban para saludarlo, hasta que su yerno, con buen criterio, le disuadió de tal actividad.


Don Luis con su hija y sus nietos poco antes de morir




Falleció en agosto de 1939, después de acabada la guerra, y ya sabiendo que su hijo Paco que la pasó en Madrid, había sobrevivido y se había casado en una ceremonia religiosa clandestina durante la persecución de los clérigos católicos, para lo que pusieron los colchones en la puertas  para que no se escuchara desde fuera.










1 comentario:

  1. Siempre acertado y minucioso en las publicaciones. Sorprende lo cerca y lejano que está un pasado reciente en poco más de un siglo. Vivir para ver.

    ResponderEliminar

Siempre son de agradecer los comentarios, críticas y aportaciones para mejorar el blog