viernes, 26 de noviembre de 2021

Don Luis, el Boticario

 


Don Luis Gómez Andrés, el Boticario


Luis fue bautizado en 1894 en la iglesia de San Marín, a cuya parroquia pertenecía la casa donde nació, enfrente de la iglesia

Era hijo de Lorenzo Gómez Ojero y de Avelina Andrés Gutiérrez. Se casaron en 1893 en Santa María, donde vivía la novia. Lorenzo era farmacéutico  y vivía en la mitad de la gran casa que había heredado de su madre, Manuela Ojero, popularmente conocida como la casa de la Ojera. 

Lorenzo Gómez Ojero


Lorenzo había nacido póstumo, sus padres Lorenzo Gómez del Río y Manuela Ojero Fidalgo, eran cuñados y cuando quedaron viudos, ambos con hijas mayores, se casaron por poderes en Roma, estando Lorenzo  en el Vaticano para obtener la dispensa del primer grado de afinidad que les unía. Lorenzo murió en 1865 y a su hijo póstumo le pusieron su nombre. Manuela sobrevivió a su marido casi 20 años, administrando su hacienda e incrementándola con nuevas compras. En el testamento que redactó en 1884, nombra curador de su hijo Lorenzo, de 18 años, a don Alonso Santiago, farmacéutico, y político liberal que fue diputado provincial y llegó a presidir la Diputación, casado con doña Anita Trabadillo. Por la influencia de su cuñado, Lorenzo Gómez Ojero se licenció en Farmacia y puso su propia botica.

Avelina era hija de Asunción Gutiérrez, "La Uca", rica propietaria de Villafáfila, y de Antonio Andrés, natural de Villarrín, con vocación política , había sido diputado provincial también pero por el partido conservador.

La joven pareja se fueron a vivir a la casa de Lorenzo y allí ese año nació su primer hijo Antonio, como el abuelo, que falleció a los 5 días. Luis nació al año siguiente. 

Casa natal de don Luis enfrente de la iglesia de San Martín


Dos niñas a las que le pusieron por nombre Manuela nacieron y fallecieron en 1897 y 1898. A los pocos meses fallecen Avelina y Lorenzo, quedando huérfano  Luis con solo 4 años.


Lorenzo Gómez Ojero

La muerte siempre estuvo rondando a Luis. Sus padres y posiblemente sus hermanos recién nacidos murieron de Tuberculosis, la enfermedad romántica y mortífera del siglo XIX.  Por prescripción facultativa del médico don José Bazal sus ropas de vestir y de cama son incineradas.



Aunque todavía vivía su abuela  Asunción junto a sus tíos solteros Tomás y Teresa en la casa de Santa María,

Asunción Gutiérrez.y sus hijos Tomás y Teresa


su tía Isabel, la hermana mayor de su madre, se había casado en 1882 con don José Santiago y no tenían hijos después de tantos años de matrimonio y se hacen cargo del pequeño Luis  como si de un hijo suyo fuera.

Don Pepe y doña Isabel



En 1904 la muerte vuelve a rondar, esta vez su tío Tomás, que con 22 años, soltero muere de tuberculosos.

Sus tíos lo criaron con todo el capricho, como el hijo deseado que no tuvieron.


El pequeño Luis con una escopeta


 Luis con su tío don Pepe


El curso 1906-07 estaba estudiando en el Instituto de Zamora. En 1908 lo llevan interno a uno de los mejores colegios de Valladolid, el  colegio  San José, regentado por los Padres Jesuitas, donde estudiaba la élite  de la cuidad castellana.

La educación debió de ser muy  variada pues en 1911 en ese colegio  tenían programas de divulgación científica  con películas  y un equipo de fútbol.



De esa época se conserva una postal enviada a sus tíos para felicitar a don Pepe por su santo, manifestándoles su cariño y agradecimiento por el envío de un paquete para que celebrara la onomástica, pero  reprochándoles que no hubieran ido a verlo como le habían prometido.




Durante las vacaciones  regresaba al pueblo donde tenía sus amigos de infancia, y aquí practicaba una de sus aficiones, la caza.

El joven Luis, cazador

En la Navidad de 1910-11 regresó tarde al colegio por causa justificada por lo que recibe una amonestación aunque llevaba una nota de don Pepe para el director. Durante esas vacaciones había visitado a su primo José Hernández Costilla, hijo del maestro, muy amigo suyo que estaba enfermo de muerte y falleció con 15 años.




En 1912 inicia sus estudios de Farmacia en la Universidad de Santiago de Compostela y ese año fallece su abuela  Asunción, y él hereda una parte de su hacienda, entre otros bienes la casa de Santa María.
No sabemos los motivos que le llevaron a elegir Farmacia. Posiblemente pesó la memoria de su padre, que era farmacéutico, en vez de Derecho como su tío, don Pepe, y continuar con la tradición política familiar
. Tal vez pudo tener alguna influencia don Alonso Santiago, con la farmacia abierta en la villa.


En Villarrín tenía muchos parientes, tanto por parte de su abuelo Antonio Andrés que había sido diputado provincial y alcalde de Villafáfila, como por parte de su padre. Entre éstos  un hermano de su abuelo paterno, Nicolás Gómez del Río,  que se había casado ya viejo con Ángela de la Torre y tenía 7 hijos de su misma generación que Luis. Nicolás murió en 1911






La mayor de las hijas , Nicolasa Gómez de la Torre y Luis se enamoraron y se casaron con sólo 17 años Nicolasa y con 19 Luis .


Nicolasa Gómez de la Torre


Como Luis estaba estudiando en Santiago, Nicolasa se quedó en Villafáfila donde nació en 1914 su primera hija, Luisa,  que murió a los 4 días.
Desde Santiago Luis escribía a Nicolasa con nostalgia, por lo que decidieron vivir en la ciudad. compostelana juntos, y allí nacieron su segunda hija Avelina en 1915 y a Luisa en 1916.





Como no había realizado el servicio militar, don Pepe no buscó la redención a metálico para librarlo, y solicitó que fuera admitido en la Escuela  Militar.

 

 


Luis en el Servicio Militar


Luis durante su servicio militar estuvo en la Guerra de África y de esa época conservaba algunos recuerdos, como un gran catalejo que trajo de allí.






De regreso de África volvieron a instalarse en Santiago, y a la niña mayor, Avelina, la dejaron en Villafáfila al cuidado de sus tíos. 
Pero otra vez la muerte se cebó con Luis y con dos añitos falleció.
Se conserva la emocionada carta de don Pepe dándole la mala  noticia. a sus sobrinos.






Un consuelo le llegó con el nacimiento de Lorenzo en 1918, que quedó en Santiago con ellos y a Luisa la dejaron en Villafáfila con sus tíos, con los que vivió hasta que fallecieron.

Lorenzo Gómez en Santiago





Carta de don Pepe a su sobrino

Don Pepe administraba la herencia de su sobrino y sufragaba sus gastos, deseando que pudiera acabar la carrera y regresar a su casa. El envío a vuelta de correo por giro postal de 1000 pesetas de la época no da una idea





Lorenzo Gómez ya en Villafáfila


En 1919 había nacido otro niño en Santiago, Tomás, que falleció en Villafáfila al año siguiente
En 1920, Nicolasa embarazada de nuevo se quedó en Villafáfila donde nació otro niño que pusieron el nombre de su hermano, Tomás

Por fin en 1921 se licenció y regresó al pueblo, donde abrió la farmacia en la casa de su abuela en la calle de Rejadorada, formada con instrumentos y  de las tres farmacias que habían coexistido a finales del siglo XIX, la de su padre, la de su cuñado don Alonso, y la de don Martino del Río que había comprado su familia. 


A la niña que nació en 1922 le pusieron de nombre Avelina como su hermanita difunta.

Luisa, Lorenzo, Tomás y Avelina

En 1923 tuvieron otro niño, Nicolás que murió a los 10 meses
En 1925 nació otra niña a la que puso por nombre Isabel como si tía, que murió con 16 meses.
En 1927 nació la última niña a la que llamaron Isabel.




En 1923 ya tenía abierta la farmacia y es elegido vocal de la Junta Municipal del Censo con industrial



Es uno de los mayores contribuyentes de la villa unas veces por el ramo industrial y otras por riqueza urbana pues desde que murió don Pepe a su nombre figuraban la casa de Rejadorada, y las dos de la calle la Botica


Después de la muerte de su tío administraba él mismo la labranza y  acudía a la era o controlaba con el catalejo desde su casa la Josa. La llamada Josa del Boticario era una huerta grande que procedía de una compra que había hecho en el siglo XIX el padre de don Pepe el Cervato a la viuda de don Agustín Rueda, boticario que había sido de Villafáfila.  La heredó don Luis, de boticario a boticario. Tenía casa, bodegas y palomar. 




Siempre le gustó la poesía y realizó alguna composición poética como este soneto:


Alos incapaces

Suponen varios necios de mi tierra
que cualquier coterráneo que hace versos,
suele ser que los copia. Son perversos,
y esta suposición me aterra.

Cuando yo me enteré cogí una perra
que tres días duró, y al ver dispersos
y en infame montón versos diversos
de otro tiempo mejor, pensé hacer guerra.

Tomé la pluma y empecé un soneto
que es este que aquí ves, paisano amigo,
porque de hacerlo tuve gran paciencia.

Nunca hacer versos para mí fue un aprieto, 
y si de ello hubieras sido tú testigo,
verías que me sobra inteligencia.

Luis Gómez Andrés
V-4-932



La proclamación de la II república no debió de ser del agrado de don Luis, que siempre fue católico y monárquico.

Credencial de farmacéutico en la II República


Durante la Dictadura de Primo de Rivera había estado muy próximo al partido gubernamental Unión Patriótica y solicitó la Medalla del Homenaje, como signo de adhesión a los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia.





Sus hijos varones estudiaban con los jesuitas como él mismo. En enero de 1932 fue disuelta la Compañía de Jesús y cerrados sus establecimientos. El Colegio de San José de Valladolid, donde estudiaban Lorenzo y Tomás, en un primer momento distribuyó sus alumnos en academias pero pronto sus rectores tuvieron la idea de alquilar las instalaciones de un balneario en Curía, al norte de Coimbra en Portugal y trasladaron allí a sus alumnos. 


Colegio de Curía, sección de los pequeños


Una de las visitas de los familiares a las instalaciones del nuevo colegio en Curía

"Las aulas y los dormitorios se repartieron por la decena larga de hoteles de este enclave turístico portugués, el Palace, el Grand Hotel, el Boavista o el Hotel del Parque (residencia de la comunidad jesuita), entre ellos, aunque los verdaderos sustitutos de las sobrias aulas castellanas fueron la naturaleza y el aire libre... los estudiantes volvían a España para examinarse por libre del bachillerato en Zamora, Ciudad Rodrigo, Pontevedra o Peñaranda de Bracamonte" Norte de Castilla


La lejanía de sus hijos varones tuvo que suponer un mal trago para la familia, pero tanto Luis como Nicolasa sacaron sus pasaporte para poder visitarlos 









Para seguir la actualidad 1935 don Luis adquiere un aparato de radio, por lo que tiene que obtener un permiso para disponer de un aparato de radio en el domicilio


En septiembre de 1935 Lorenzo inició sus estudios universitarios de Derecho en Valladolid, y a Tomás lo traen de Portugal para Zamora, donde ya estudiaba Avelina.

Ese año la tragedia vuelve a golpear a la familia. En noviembre muere el joven Tomas con 15 años.   Ese curso estaba estudiando con los claretianos en Zamora y aunque se puso malo no dijo nada a sus padres

Tomás Gómez Gómez 


Ni en la carta que le escribió a su hermano Lorenzo el 9 de noviembre haciendo planes para las vacaciones de Navidad

Carta de Tomás a su hermano Lorenzo el 9 de noviembre



Incluso a su hermana Avelina que estudiaba en el cercano colegio de la Milagrosa le insistió en que no dijera nada en sus cartas.

Cuando sus padres se enteraron lo llevaron a casa pero falleció el 1 de diciembre. Lo cual fue una tragedia para toda la familia, por la bondaz de Tomás y lo repentino de su fallecimiento.





En 1936 cuando estalla el Movimiento Luis lo ve con simpatía. por sus ideas derechistas. Pronto se afilia a la Falange. Tiene que recurrir a sus influencias para evitar la muerte en la cárcel de su primo Gerardo Delás, que sería u consuegro unos años después.
Como persona de derechas y solvente le conceden permiso de armas y de circulación por toda la provincia.




Durante los años de la guerra contribuye con varios objetos de oro al Tesoro Nacional, y con dinero para un monumento al General Mola y para un Sanatorio Antituberculoso, enfermedad que había azotado a su familia reiteradamente.




No tengo testimonio de la militancia política de don Luis antes de la guerra, pero sí sabemos que era católico practicante, monárquico y conservador por lo que creo que sus simpatías estarían con Renovación Española, el partido de Calvo Sotelo. Conservaba una carta mecanografiada de la hija del líder derechista asesinado.






En 1939 recibe el nuevo carnet de Falange, después de la unificación con la comunión tradicionalista. La familia paterna de Luis, las hermanas de su padre, especialmente Asunción Gomez Ojero, recibían el mote de Montemolinas, en relación con sus simpatías carlistas.




Lorenzo se alista requeté y como estudiante universitario tras un breve paso por la Academia Militar en Valladolid es nombrado Alférez Provisional y participa en la guerra civil, en el 4º tabor de Regulares. Como anécdota, cuando, vestido con el uniforme de regulares y sus rasgos maternos, fue a visitar a su primo Pepito Delás en Trujillo, le dijeron "un moro pregunta por ti".


Lorenzo Gómez-Ojero



Lorenzo con el uniforme de alférez



Avanzada la Guerra Mundial, en enero 1944 Luis es nombrado Jefe Local de Falange Española Tradicionalista y de la JONS, coincidiendo con un intento de cambio de imagen del Régimen, pues aunque afiliado a la Falange, no tenía excesivas simpatías por los falangistas, debido a su ideología católica, monárquica y tradicionalista.


En los años 40  la Falange controlaba todos los aspectos de la vida, desde la educación



a las vacunaciones:



o las cartillas de racionamiento, 


desde el número de obreros que debían de contratar los labradores para la cosecha,




 hasta los certificados de buena conducta. 



Todo ello suponía un trabajo burocrático excesivo para poder ser compatible con la profesión de farmacéutico, y el perfil de don Luis no era dado a ejercer ese control y llevar al día las fichas de afiliados, las fotos, las actividades de la Sección Femenina, ... por lo que dura en el cargo poco más de dos años, y con la disculpa de unificar en la misma persona la alcaldía y la jefatura local, en nuestro caso en Valentín Rodríguez Miranda, Tronchero es cesado.

 





Después de ser relevado del cargo de Jefe Local se dedicó a la familia, a su farmacia, o a actividades sociales  como la reunión de antiguos alumnos de San José.



Reunión de Antiguos Alumnos del Colegio San José de Valladolid



















Don Luis, fallece en 1957 a consecuencia de una bronconeumonía, según certificación facultativa  con 62 años



Su viuda, doña Nicolasa, siguió regentando la farmacia en nombre de su hija pequeña, Isabel que estudiaba Farmacia en Santiago. Mis recuerdos de la botica son de los años sesenta, como un lugar misterioso, pues tenía un hall con vidrieras y un gran almirez, luego la propia botica con sus estanterías llenas de tarros de farmacia, y dentro una rebotica con un pisapapeles en forma de lagarto, con unos penetrantes aromas a medicamentos.

Casa y botica de don Luis en Santa María



Cuando falleció don Luis su tres hijos mayores ya estaban casados.
Luisa, después del fallecimiento de su tía Isabel, se trasladó a vivir con sus padres a la casa de Santa María, y alquilaron la casa de la calle de La Botica. Fue nombrada Delegada Local de la Sección Femenina hasta 1950 y dedicaba su tiempo a labores sociales y actividades políticas. 






Se casó con Claudio Rodriguez Peña y se trasladó a vivir a Madrid.

Lorenzo, alférez provisional en la Guerra Civil, después de la misma acabó la carrera de Derecho, se casó con Romana Valbuena "Manina" de conocida familia benaventana y puso despacho en esa villa y aunque abandonó la carrera militar, siguió ascendiendo como militar de complemento. Solicitó el cambio de apellido para unir al Goméz el apellido Ojero de su abuelo Lorenzo, y después de mucha trámites sus él mismo y sus descendientes se apellidan Gómez-Ojero.


Romana Valbuena, Manina



Lorenzo y su hijo Luis


Avelina, que destacaba por su empatía con todo el mundo, amigas, vecinas, viejecito, como se refleja en una de sus cartas desde Zamora en 1941, donde estudiaba interna en La Milagrosa, de la que transcribo unos párrafos:

"Y la casa de la señora Cristeta ¿no le ha llevado el aire el tejado?. M e he acordado mucho porque aquí se han levantado muchas tejas, . Porque sabréis que anoche hubo un huracán terrible,  pasamos mucho miedo y pensé: el pajar de casa, la torre y la casa de la señora Cristeta están en ruinas.
Ya está ahí Carmina?. A Tola no le he escrito porque no sé la dirección. María no preguntará por mi porque estaba algo seria, cuando me vine. Muchos recuerdos a la Cuca y a todas esas amistades de gente anciana que tengo por ahí, a Bibiana, a Gabina, etc. Un abrazo y muchos , muchos besos de vuestra hija y hermana. Avelina"




Avelina Gómez


Se casó con su primo José Delás y permaneció viviendo en Villafáfila con su familia. 



José Delás Trabadillo

Avelina y amigas

Pandilla de Avelina años 40



Isabel, que estaba estudiando farmacia en Santiago, se casó en 1959 con el joven compostelano Pedro Pensado Iglesias y en la ciudad gallega siguió establecida la familia.






Isabel Gómez



Isabel Gómez con don Serapio Orduña el día de su boda.



La boda de Isabel en la prensa