jueves, 14 de octubre de 2021

Sigilografía histórica de Villafáfila

 

Los sellos se han utilizado desde la antigüedad para certificar la autenticidad de los documentos. Se han hecho de diferentes materiales y se estampaban sobre barro crudo, sobre cera o sobre papel.

En la Edad Media los reyes y de los nobles disponen de sus sellos. Para certificar la veracidad de los documentos firmados en nombre del concejo aparece los sellos concejiles, del se Villafáfila tenemos referencias desde el siglo XIII; en 1235 en el documento de acuerdo entre el obispo de Astorga y los vecinos de Villafáfila sobre los diezmos de la sal figuran tres sellos, el del obispo don Nuño, el del cabildo de Astorga y el del concejo de Villafáfila: “sigillis episcopi et capitulo astoricensis et concilii de Villa Fafila roborata” (Archivo Diocesano de Astorga).

Foto Edades del Hombre


En 1256 el monasterio de Moreruela y el concejo de Villafáfila ponen su sello en el documento de su avenencia para dar más firmeza a lo acordado: “en testimonio e que no podamus venir en contra ponemos en ellas nros sellos colgados”.

Incluso los vecinos particulares que no tienen sello propio solicitan al concejo que ponga el suyo para solemnizar sus documentos, como en 1283 en un concierto privado entre un Pedro Fernández y su familia y la Orden de Santiago sobre la posesión de una salina y otras propiedades (A.H.N. OO.MM. C.88, Nº 77): 

e otrosí yo, Pero Fernández, por mí e por los deván dichos mía mujer e míos fiyos, rrogué al conçeyo de Villafáfila que mandase y poner este so sello colgado, e nos el conçeyo sobredicho, a rruego de Pero Fernández mandaimos aseellar esta carta con este nuestro seello colgado

y que, lamentablemente, ha desaparecido de estos documentos, quedando sòlo los hilos de lino de los que pendìa, y un testimonio de principios del siglo XVIII de López Arguleta, gran estudioso de la Orden de Santiago, que lo tuvo en sus manos:

           tomó la villa de Villafáfila por armas una Vandera, que sin duda es la de Santiago y por orla estas letras “Sancti Spiritus gratia sit nobiscum”. Es la carta donde está este sello de Villafáfila en febrero del año 1283 en que el maestre don Pedro Núñez dio allí cierto término a D.Pedro Fernández de Cereysinos",

          "... huvo el concejo de Villafáfila de elegir Armas concernientes a ser cabeza de la Orden, porque su sello de que usaba en 1283 se ve orlado con las letras Cabeza o principio de la Regla que son: Sancti Spiritus gratia, la qual se lee en los capítulos generales o solemnes como esta carta los llama, y en medio tiene una Vandera con cruz de la Orden Brazos iguales, y otro bulto, que si no es Concha parece Cabeza

En otra obra de Arguleta menciona también las armas de Villafáfila[1]: “Sancti Spiritui adsit nobis gratia , que es el mote de las armas de Vill-Fafila, quando esperaba esta villa ser cabeza de la Orden”.

Durante la Edad Moderna la documentación concejil importante, además de la documentación procesal, se escribía en papel timbrado con el sello real que había que adquirir y pagar.




En el siglo XIX surgen ya los sellos de tinta pero se mantiene el papel timbrado para la redacción de documentos oficiales.






En este documento de 1843 del reparto de la contribución para culto y clero, coexiste el sello real impreso con el sello estampado de la Diputación Provincial


En 1876, en los inicios de la Restauración desde Madrid se recaba información de toda España sobre la existencia y uso de sellos estampados por parte de los ayuntamientos.

El de Villafáfila responde el alcalde Martín del Teso se usan los "sellos que existen en la actualidad en la Alcaldía y Ayuntamiento de esta villa, únicos que se han conocido desde tiempo inmemorial; en uno y otro como se observan se hallan gravadas las Armas de España o escudo, y no existen dato alguno histórico de estos sellos



  

Sellos de la Alcaldía  Constitucional y del Ayuntamiento Constitucional de 1876



 
Estos sellos se sigue utilizando hasta principios lo que queda del siglo XIX y principios del XX.

1893


El sello de la Alcaldía en 1895



Sello de la Alcaldía 1900


A principios del siglo XX se adquirió un nuevo sello para el ayuntamiento con el mismo diseño.





Observamos que al sello le falta la segunda N de Ayuntamiento




Durante la Dictadura de Primo de Rivera se encarga  un sello nuevo



1929


Enero 1931


Febrero 1931

Se siguió utilizando los primeros años de la II República

1932



Durante la II República se cambió la corona real en el nuevo sello


1936


 El sello se mantuvo los primeros años de la Guerra Civil



1937



En 1938 se cambió por el nuevo escudo de la Dictadura de Franco, que se mantuvo hasta el año 1981






También había sellos de otros organismos como el juzgado municipal

1921 Juzgado municipal


También cambió el escudo con el nuevo régimen

1939 Juzgado  Municipal


En los años cuarenta el juzgado era comarcal, una instancia intermedia entre el juzgado de Paz y el de Primera Instancia e Instrucción de Villalpando 


1954 Juzgado Comarcal


También había sello del Registro Civil en 1973





La Junta municipal del Censo tenía su propio sello



1931 Junta Municipal del Censo


 Franquicia postal de la Junta municipal del Censo de 1909


La Falange como partido único del Movimiento también contaba con su propio sello desde los años 40 del pasado siglo y se mantuvo hasta los años setenta.








La Hermandad de Labradores y Ganaderos contaba con su propio sello hasta su desaparición.

Incluso el Sindicato contó con su sello en los años 40




Las parroquias también tenían su propio sello desde al menos desde el siglo XIX, las tres parroquias que se suprimieron en 1894 contaban con el viejo sello que debían de haber fabricado para todas las parroquias de la diócesis de Astorga.

San Martín 1895

San Pedro 1895

San Salvador 1895


La de Santa María mandó realizar un sello más moderno con la imagen de la Virgen del Moral

Santa María 1900

Santa María 1929


También algunos particulares contaban con su propio sello, como don José Santiago, don pepe, quefue alcalde muchos años y diputado provincial

1919

Como apéndice subo unas fotos de los sellos del juzgado municipal de Otero de Sariegos

1890



1922



1931




1952




[1] Apología por el Hábito de Santo Domingo en la Orden de Santiago. Alcalá 1725, pag 128.


sábado, 18 de septiembre de 2021

Centenario de Esteban Salvador Marcos "Marulo"

 








Partida de nacimiento de Esteban


          Nuestros mayores son la historia viva del pueblo,  con sus recuerdos  nos remontan a otros tiempos y enlazan con los recuerdos que les trasmitieron sus abuelos. Por eso es importante escucharlos y prestarles atención cuando conservan la memoria pues muchas veces nos ponen en la pista de acontecimientos que luego se confirman con la documentación. Tenemos que aprovechar la longevidad de algunos.
           Este es un año rico en centenarios de villafafileños vivos. Los meses pasados cumplieron 100 años Matías Alonso García, Eusebia Gallego Centeno, y Germán Rodríguez Tapioles, aunque natural de Villaveza, la mayor  parte de su vida la ha pasado en Villafáfila, donde se casó, El 19 de septiembre los cumple Esteban Salvador Marcos,  conocido con el mote familiar de Marulo, que en gallego puede significar de aspecto saludable o testarudo.  
         Esteban es hijo de Fabriciano Salvador Alonso, que trasmitió el mote a toda la familia, incluida a su mujer María Marcos Orduña. Fabriciano era pastor había nacido en 1884, y María, de una familia de pequeños labradores en 1891. Se casaron en 1908.  Tuvieron 11 hijos, de los que sobrevivieron 6: Alfonso ♰, Esteban, Emiliano ♰, Fabriciana♰ , Adela y María.







Esquema genealógico hasta sus bisabuelos


Esteban de joven


      Esteban con 18 años se tuvo que incorporar a filas en los estertores de la Guerra Civil. De regreso al pueblo se casó con Goya del Campo González, natural de Bolaños de Campos, hija de José del Campo Gómez, apodado Bolaños, aunque natural de Santa Eufemia del Arroyo.  Llegó a Villafáfila,, en 1925 cuando todavía recibíamos población,  con su mujer, Casilda González Serrano y sus dos hijas Antonia y Goya. En Villafáfila tuvo abierta una carnicería, formando el trío de las Tres B (Bolaños, Barulla y Baldosa).


       Esteban y Goya vivieron en el Corrillo donde nacieron sus tres hijos: Jesús, Carmen y Aurora.
       En Villafáfila trabajó con las ovejas de su padre, en la carnicería de su suegro. Pero con el anhelo de prosperar en la vida y buscar un futuro para sus hijos a mediados de los 50 la familia emigró a Bilbao, donde Goya falleció hace 13 años y vive Esteban en una residencia de mayores con buena salud.



Esteban en la actualidad.